Tienen que ir a "La Secina" con S

Saliendo de la universidad, iba camino a mi casa hasta que me tope a una amiga de antaño de prepa. Resulta que era su cumpleaños y decidió invitarme a pasar la tarde con ella a un lugar llamado “La Secina”

Al principio no tenía nada de ganas de salir, sin embargo ella presumía tanto ese lugar al nivel de antojármelo pesado,  así que decidí arriesgarme… a fin de cuentas no perdía nada.

Salí de Santa fe y emprendí literalmente un viaje de una hora y media hasta la Narvarte en plena hora pico de Constituyentes, al llegar, efectivamente comprobé que la intensidad de mi amiga por aquel lugar era muy atinada.

Al llegar, se puede sentir el olor de tortillas recién hechecitas y deliciosa comida mexicana en toda la cuadra. 

 

La decoración es bastante acogedora, todas las mesas son barras largas de madera y su respectiva banca comunal, la parte de abajo tiene paredes y piso de madera y realmente sientes que estas en un mercado o en una vecindad pero un poco más nice.

Del lado derecho se encuentra otra barra con muchas bancas en donde se encuentran unos cuantos cocineros explotando su deliciosa experiencia en comales enormes.

Para que me entiendan mejor, La Secina tiene la típica decoración en la que en ves de encontrarte un lavamanos, te encuentras unos lavaderos de ropa con mezcladoras enormes y jabón Zote.

Conforme vas subiendo, van apareciendo mesitas en tu camino, por fin llegue a la parte de arriba, en donde se encontraba la introducción de mi nuevo lugar favorito,

La terraza, el spot perfecto en donde te puedes consentir con una plática sustanciosa mientras escuchas Tracy Chapman. El spot en donde conforme va pasando el tiempo,  el personal sutilmente se dedica a consentirte con todo lo que va encontrando en su camino. Parece que todos sus movimientos son casuales, pero en un abrir y cerrar de ojos, te encuentras completamente instalado, divertidísimo y en un ambiente delicioso

La Secina se caracteriza por su comida Oaxaqueña, su buen servicio y buen mezcal

Los precios son bien accesibles, hay promociones de 65 pesos que incluyen mezcal y cerveza, un vaso de alcohol con su respectivo mezclador, te sale entre 45 – 70 pesos.

La  especialidad de la casa y bien merecida es el ceviche de cecina, no te puedes ir de ese lugar sin probar ese platillo.

La Secina tiene esa magia en el que inconscientemente tú y todas las personas con las que vas generan juntos una buena velada, les recomiendo llegar más o menos en la tarde noche, ya que cierran a la 1:30 de la mañana.

En eso de las 9:00, 10;00 de la noche, cuando la gente se encuentra en pleno calor de mezcal y chapulines, en la parte de abajo se empieza a escuchar a tres personas que te arman la noche, un grupo llamado Xelba Sound en el que una mujer canta blues impresionante, un barbón que toca la armónica y un gran guitarrista, en el momento que los escuchas, quieres que la parte de abajo ahora sea tu spot favorito

No estoy exagerando, es un gran lugar.

Es bueno, bonito y barato pero lo mejor de todo es que te deja una gran experiencia.

¿Qué estás esperando?

Reserva. La dirección es:

Obrero Mundial 305

 


Otras noticias y artículos que te pueden interesar