Si eres de los noventa, Gravity Falls es para ti

Dicen que los noventa fueron horribles, yo no entiendo muy bien porque si para ser niño fue lo máximo, en especial por las caricaturas: El laboratorio de Dexter, Rocket Power, Hey Arnold!, El mundo moderno de Rocko, Malcolm el de en medio, Ginger, Los Thornberry, Scooby Doo, Recreo (la peor caricatura de los noventa)… La imaginación que nos trajeron esos programas fue simplemente la forma más divertida de crecer, la nostalgia que nos traen esos años de oro es invaluable y quedarán impresos en nuestros corazones como las estampas para la ropa que venían en las Donitas Bimbo. Hoy, mis queridos lectores les traigo un descubrimiento que hice este año: Gravity Falls, una caricatura que fue transmitida en Disney Channel y Disney XD de 2012 a 2016. Cuenta con dos temporadas de 20 capítulos cada una (en Netflix está hasta el capitulo 15 de la segunda). Alex Hirsch, el creador de la serie, nos adentra en la vida de Dipper y Mabel, gemelos que son mandados a pasar el verano con su tío Stan en su casa-tienda “Mystery Shack” a un pueblo llamado Gravity Falls, Oregon, EEUU. Conforme avanzan los días, los hermanos se dan cuenta que hay cosas extrañas pasando en el pueblo, como un monstruo que vive en el lago, una colonia de duendes perdida en el bosque y un extraño enemigo que los acechará hasta las últimas consecuencias, Bill Cipher. Dipper encuentra un libro con una portada de una mano de seis dedos y el número “3” en la palma de la mano, una especie de enciclopedia acerca de todos los hechos anormales que suceden en el pueblo. 

 Mabel (que por mucho se roba la pantalla) es la hermana gemela de Dipper. 

Mabel (que por mucho se roba la pantalla) es la hermana gemela de Dipper. 

El humor de la caricatura es único: chistes hechos para adultos y niños a la vez, un programa que como adultos jóvenes disfrutamos mucho al ver a un duende llamado Shmebulock, dos policías con una relación sentimental muy particular, un periodista que disfruta de extraños fetiches y otros grandes personajes secundarios que tienen su propio capítulo. 

 Bill Cipher, el villano de la serie. Gracioso, impredecible y original. 

Bill Cipher, el villano de la serie. Gracioso, impredecible y original. 

Definitivamente una gran recomendación para nosotros (los “millenial”) y nuestras infancias llenas de amor, balones y Nintendo 64. Aquí les dejo la intro de la serie que también es una joya. 

Otras noticias y artículos que te pueden interesar