Diez rodajes cinematográficos que gritan "tensión y conflicto"

Casi siempre admiramos las películas por el director que está detrás del proyecto, sin embargo nunca nos percatamos de lo que realmente sucede tras bambalinas, por ejemplo ¿sabían que Patrick Swayze y Jennifer Grey, los protagonistas que le dieron vida a Dirty Dancing, realmente no se soportaban? o que Lars Von Trier es un verdadero dolor de cabeza al dirigir a sus actores? 

Descubre algunos casos que se presentaron en el detrás de cámaras de grandes directores que marcaron su reputación como poco accesibles, exigentes y explotadores, solamente con el propósito de llegar a filmar algo increíble sin pensar en las consecuencias.

1. Stanley Kubrick - The Shining

Shelley Duvall, quien interpretó a la esposa de Jack Nicholson en el Resplandor, sufrió una crisis nerviosa y de ansiedad severa en el rodaje de esta película, primero que nada Kubrick le exigía a la actriz interpretaciones que iban más allá de sus aptitudes, por lo que el director exigió a todo el equipo que nadie le dirigiera la palabra a Duvall y claro, rompieron el Récord Guiness por hacer 127 tomas en la escena en la que la actriz está encerrada con un bat a punto de ser atacada por Nicholson, esto se hizo ya que el cineasta quería que esta mujer cayera en un estado de crisis real y se viera completamente en sus acciones.  

2. Francis Ford Coppola - El Padrino

En la película de "El Padrino" aparece el amado caballo de carreras de Woltz (Marley) totalmente decapitado en su cama, lo más interesante de todo esto es que Francis Ford Coppola, el director de esta enorme trilogía, puso la cabeza de un caballo real que se consiguió en una fábrica de comida para perros, se ejecutó de esta manera para que la reacción del actor John Marley fuera verídica y se metiera el peor susto de su vida. Esta escena se ejecutó a la perfección, aunque para Marley fue de las peores experiencias de su vida.

El rodaje de la biblia americana fue todo un caos, Coppola estaba endeudadísimo por las dos primeras películas que había hecho con George Lucas, el director se la pasaba de malas, inclusive un día azotó la puerta de un camerino tan fuerte que sus compañeros pensaron que Coppola se había suicidado y el ruido se había generado por la bala de una pistola, este director casi fue despedido en 5 ocasiones, por problemas de retraso de rodaje, y por la necedad de hacer una película de más de tres horas.

3. Abdellatiff Kechiche - La vida de Adele

La vida de adele .jpg

El rodaje de esta cinta ganadora del certamen francés fue todo un infierno, las protagonistas de este drama lésbico Adele Exarchopoulos y Léa Seydoux exponen que el director Abdellatiff Kechiche era muy exigente, demandante y nada accesible, inclusive en ocasiones se comportaba muy violento. Su obsesión por la perfección y su método de dirección agotó a todos los involucrados, de cada escena hacían más de cien tomas o bien, se tardaban con una escena que se supondría que estaría lista en unas horas más de una semana en terminarla. La queja principal es que en las escenas de gran carga erótica estuvieron más de 10 días rodando la misma escena de sexo, Abdelatiff exigía más de lo normal y si no sucedían las tomas como él se las imaginaba, simplemente caía en un estado de histeria.

Las actrices ganaron la Palma de Oro por este filme pero también se ganaron una experiencia traumática. Seydoux cuenta que hubo un incidente muy violento rodando una escena en la que abofetea a Exarchopoulos: Comentando que le pegó de verdad y Kechiche sólo gritaba que le pegara más duro a su compañera, lo que más deseaban todos era que terminara el rodaje. Primero se decía que iba a durar dos meses y acabó finalizando en cinco meses y medio.

Evidentemente el director no se dejó ante estos comentarios ante su trabajo, por lo que amenazó de demandar a sus colegas. Aunque en el certamen de Cannes del 2013 expresaron una "gran alegría" por trabajar juntos, sólo fueron apariencias. 

Las dos actrices dejan claro que esta cinta fue un gran reto profesional y un gran salto a su carrera, sin embargo exponen que nunca volverán a ponerse bajo las órdenes de Kechiche. 

4. Adrian Lyne - Nueve semanas y media

De igual manera como lo hizo Stanley Kubrick con Shelley Duvall. Adrian Lyne (Atracción Fatal) le prohibió a todos los integrantes del set que le dirigieran la palabra a Basinger. El único que tenía permitido hablarle era Mickey Rourke, pero solamente para maltratarla exponencialmente. Lyne dió estas indicaciones ya que lo único que quería es que la actriz cayera en una crisis de ansiedad y su papel se viera más real. Evidentemente el director se defendió ante los medios explicando que Kim era como una niña chiquita que no sabía reaccionar ante escenas que requirieran más concentración.

5. Pedro Almodóvar - Mujeres al borde de un ataque de nervios

Carmen Maura, ha sido la actriz que más ha participado en la filmografía de Almodóvar y con la que mejor se llevaba, hasta que apareció su proyecto fílmico "Mujeres al borde de un ataque de nervios". El director y la actriz simplemente se desentendieron, empezaron a tener conflictos e inclusive terminaron con su amistad, Se dice que fue un set repleto de tensiones y mala comunicación. En 1989, Maura reprocha en una entrevista para el programa "De Película" que le daba coraje que Almodóvar siempre hablaba maravillas de sus actrices en los medios pero que en el set no les reconocía absolutamente nada. La actriz puntualiza con un: “Yo preferiría que me dijeras a mí un uno por ciento de lo que me dices en público”.

En marzo de ese año, los involucrados de la cinta fueron invitados a los premios Oscar con motivo de sus nominaciones, Maura y Almodóvar llegaron por separado

“Tengo problemas con Carmen que vienen de lejos. Pensé que se podían solucionar, pero no ha sido así. Ahora no lo puedo explicar” (El País). “Recuerdo los Oscar como uno de los momentos más desagradables de mi vida. Ahora quiero cortar con todo lo anterior, también con esta película; creo que ya he tenido bastante” (Carmen Maura en ABC).

6. Michael Bay - Transformers

Megan Fox quedó completamente hastiada con este director tras trabajar con él en “Transformers”. La actriz cita tal cual que “Es como Napoleón y quiere generar sobre sí mismo una reputación de loco, de hombre malo. Quiere ser Hitler en el set, y lo logra...Fue una pesadilla trabajar con él". Más elocuente, imposible. En todo caso el director no se quedó callado y replicó: "Megan fue un escollo en el camino de la saga. Las películas son más importantes que la actriz principal".

7. Alfred Hitchcock - Los Pájaros

Es bien sabido que Hitchcock fue de los directores más perfeccionistas que han existido en el mundo del cine. Inclusive cuando decidía hacer una película, él ya tenía planeado todo el proyecto en su cabeza y no dejaba que nadie le diera otras ideas, además, tenía una fuerte obsesión con las actrices con las que trabajaba. Específicamente con Tippi Hedren, la protagonista de "Los Pájaros". Se decía que su hostilidad era infalible, debido a que no le concedía ningún tipo de intimidad. El director dió la orden de aventarle pájaros reales a la actriz con algunos cuantos hechos de madera. Uno de los objetos falsos le cayó en el ojo y le causó un derrame en la retina, la actriz se desvaneció en llanto sin recibir ninguna recepción por parte de Hitchcock.

8. Lars Von Trier - Bailando en la Oscuridad

Antes de que Bjork trabajara con Von Trier, se la pasaba comentando que si hacía alguna representación actoral, lo haría con este director, y vaya que fue una mala decisión porque para la cantante fue la peor tortura trabajar con él. Dice que era tanta la tensión del rodaje "Bailando en la Oscuridad" que se tuvo que dar unas vacaciones repentinas en medio de rodaje de una semana a Copenhague. Al regresar, Bjork le dió un manifiesto a Von Trier, expresando que ella debía tener el control absoluto de la música. Sus desacuerdos se potencializaron en el set y Bjork decidió escupirle en la cara al cineasta para después decir que jamás volvería a actuar. Von Trier declaró que trabajar con ella y su equipo fue como trabajar con terroristas. Al presentarse para la Palma de Oro, cada quien llegó por su cuenta sin dirigirse miradas. 

9. David Fincher - Zodiac

En algunos películas era chido, por ejemplo, en el rodaje de Black Swan en la escena en la que sale con lápiz labial pintado en el espejo Whore, Natalie Portman decidió cortar la escena, borró el mensaje y lo volvió a hacer sin que se viera simétrico, Fincher accedió ante la proactividad de Portman y en esa película fue bastante accesible, supongo que esto lo hizo por los aprendizajes que tuvo que tener con Zodiac en el 2007.

El protagonista de esta cinta Jake Gyllenhaal simplemente ya no podía lidiar con el director, más que un cruce de egos, lo que sucedió realmente fue la falta de comunicación. Fincher tenía toda la película en su mente y asumía que Gyllenhaal tenía que saber lo que él pensaba. Hubo varias escenas que repitieron sin sentido y Fincher nunca le decía al actor que era lo que estaba haciendo mal. Fue tal el enojo que ninguno de los dos asistió a la premiere de la película. 

10: Bernardo Bertolucci - Last Tango in Paris. 

De lo más impresionante que me he enterado, Bertolucci, egoistamente le dijo a Marlon Brando que en una escena sexual con la actriz Maria Schneider, le introdujera mantequilla en partes íntimas para que funcionara como lubricante. Lo peor del caso es que fue como una violación real, ya que la actriz menor de edad no estaba enterada de este acto. Bertolucci lo hizo con el propósito de que quería una reacción real de niña y no de actriz, quería que se viera en su cara este acto de humillación para que se lograra la "escena perfecta". Evidentemente Schneider nunca quiso volver de la existencia de este director.

 

Otras noticias y artículos que te pueden interesar