La lucha contra la lucha de género: Pensemos en humanismo

Empecé este textito desarrollando pensamientos y conflictos que estuvieron en mi cabeza por semanas, todo como un ejercicio personal para ordenar mis ideas y entender el motivo de mi inconformidad. Inicialmente buscaba entender las cosas que había estado viendo en redes sociales sobre el feminismo y su relación con la moda, no la moda como un conjunto de modos y formas de vestir o cortarse el pelo, más bien sobre cuestiones ideológicas y sociales que se ponen de moda; justo por eso escribo del feminismo, es 2016 y no hay un tema más hot que éste.  

Antes que nada y advirtiendo al lector, no quiero discriminar o devaluar los valores y la forma en la que alguien lleva su vida y se empodera de sus ideas, eso es personal y lo respeto, sólo quiero exponer algunos puntos que a mi parecer carecen de fuerza y se quedan en un campo demasiado superficial. 

Voy a partir de un ejemplo, el más cercano a mi realidad y el que desató mis pensamientos; los pelos en la axila. Bueno, como algunos de ustedes sabrán o habrán visto, ha corrido desde hace unos meses, ya tal vez un año, este nuevo acto rebelde que implica decir no al rastrillo, cera o depilador de preferencia para exponer axilas peludas pintadas de colores, o no, como un statement feminista que, según lo que yo he visto y escuchado, va en contra de la naturaleza del cuerpo femenino y es sólo una forma de dar placer a los hombre y vernos bonitas o bien, que sigue cánones y estándares de belleza impuestos.

*Disculpen si olvidé algo o hay algo que se deba agregar a esta protesta. Todos los comentarios y agregados a este texto son bienvenidos.* 

Cuando empezó este movimiento (no sé que tan correcto o incorrecto sea llamarlo así) pensé que era un acto anti-sistémico muy fuerte, que seguramente tiraría un discurso y trasfondo interesante, con contenido histórico y social que le daría fuerza a este tipo de subversión, pero aunque busqué y hurgué en cuentas ajenas de instagram y FB, nunca encontré nada de contenido informativo o una protesta formal que acompañará estas fotos de mujeres hermosas con axilas peludas. *si alguien conoce o sabe algo más de esto, hágamelo llegar.* Pero eso igual no es el problema principal, lo que más me preocupó fue ver la forma en la que algunas mujeres se sentían empoderadas por esto, era una imagen fuerte, Miley Cyrus lo tenía y ellas también ¿Qué podía ser más feminista que esto? 

Yo me empecé a sentir conflictuada, ¿acaso tenía que dejarme el pelo en las axilas, subir una foto y entonces así sentirme como una mujer fuerte y rebelde? No me atreví y no lo hice, no me gusta cuando veo pelos en mis axilas, nací con un conocimiento de la belleza (impuesto tal vez) que no implicaba pelos en las axilas. Este conflicto moral duró unas semanas, traté de pensar en lo malo y lo bueno del acto y la realidad es que no hay un bueno ni un malo, es un gusto. Si una mujer está mejor con pelo en la axila, está bien, si otras deciden rasurase eternamente, también está bien. Creo que emitir juicios y tratar de alzar una bandera de feminismo con este tipo de acciones es totalmente personal, no estoy en contra de nada de esto, pero creo que muchas veces se polarizan este tipo de actos, si lo haces eres feminista y rebelde, si no, es una sumisión ante los estándares de belleza machistas impuestos por la sociedad. Pero no, ¡no! Esto no puede ser así. Está bien, déjense el pelo en la axila y empodérense con ese acto, pero háganlo como algo personal, como un "no quiero depilarme porque me duele o porque me siento más cómoda y me gusta" no porque sea una moda que también creo que ha sido impuesta por la sociedad, y peor aún, por figuras de la cultura popular que cree en esos pequeños actos superficiales y vacíos de discurso. 

Aquí hay tema para una situación preocupante que se suma a este tipo de conflictos, el desgaste de los movimientos sociales y construcción de ideologías por las figuras populares que hoy alimentan a las masas con ideas simplistas y superficiales sobre lo que sea que pueda darles a ellos mismos una imagen amigable, o que les gane fuerza en segmentos de interés. Es triste y es una realidad. No hablo de cualquier figura popular, pero sí de una gran mayoría; tampoco podemos negar que la cultura popular y de masas está tan inmersa en la política como los mismos presidentes, son los pastores de la masa, los líderes de los cerebros cansados, por ende, los impositores idiosincráticos de gran parte de la población mundial, esto es realmente preocupante porque si lo sumas a la naturaleza efímera del compromiso que existe hoy en día, todos estos movimientos sociales que se han arrastrado y conformado desde hace ya muchos años, agarran fuerza durante unos días en redes sociales y eventualmente quedan segregados y enterrados en el cementerio de las modas extintas que alguna vez nos hicieron parte de algo grande en la superficie pero diminuto en contenido. 

Y bueno, sobre el feminismo, creo que el discurso está más torcido que nunca, no se trata de ir contra un sistema o de negar lo femenino de las mujeres, no se trata de empoderarnos llevando la contra, el punto es aceptar lo que somos, (no sólo somos mujeres u hombres, latinos, homosexuales, heterosexuales, blancos y/o negros) somos HUMANOS, individuos. 

Creo que la lucha no es en contra de los hombres o de las mujeres machistas, es una lucha personal por ser y amar ser, sin importar la categoría de género, preferencia sexual, belleza, intelectualidad, raza, etc. Están bien las axilas peludas y también están bien las axilas depiladas, los pantalones, el pelo corto y los tacones, no importa. Lo importante es hacer las cosas porque así quieres, hacerlo porque te gusta y porque te sientes bien con quien eres. La invitación no es a juzgar, criticar o rechazar ideas personales, la invitación es a adoptar el término de individuo, empezar a actuar como individuos; respetar y generar discursos personales sin dañar a nadie y sólo empoderarnos de lo que somos y hacemos. No existe la equidad de género, los que se busca es respeto por el individuo.

Yo no creo en el feminismo como contraparte, creo en la revalorización personal del individuo y el respeto al individuo; confío en que alguien que se conoce y se acepta como es, es capaz de aceptar y respetar a los demás como son. Las ideas respecto al género son sólo ideas, no son opiniones personales, son ideas plantadas o adquiridas por instituciones (escuela, familia, iglesia, etc). Hay que ir más allá de las mentes de otros para construir valores propios, pensar como individuos pero actuar como comunidad. Es imposible entender algo lejano (como ser hombre o mujer si eres mujer u hombre) pero no se trata de eso, se trata de respetarnos como humanos, como individuos, como personas con corazones y cerebros. Nadie es más ni menos por su género, preferencia sexual, color de piel, talla, estatus social, etc. El respeto es universal y es la base del amor. 

Las soluciones no pueden ser temporales ni tan inmediatas, la solución es romper con paradigmas e ideas, la solución no es hacer un vagón sólo para mujeres en el metro, o taxis rosas; la solución es actuar en comunidad y que deje de haber agresión por una decisión personal, por respeto. 

La lucha es de todas y todos, no es única de las mujeres o de los hombres, es nuestra responsabilidad como individuos y como comunidad. La lucha es pacífica, estas cosas se hacen hablando, son ideas que se engendran, así funcionó el machismo y el feminismo, es hora de engendrar la idea de respeto como y para el individuo. 

Si queremos construir un mundo que esté basado en el amor, debemos de posicionarnos en el mismo lugar todos, respetarnos y apoyarnos. Si nos amamos como somos individualmente podemos amar al resto del mundo como individuos. 

Otras noticias y artículos que te pueden interesar