Life of Grass: Las esculturas orgánicas de Mathilde Roussel

Alguna vez te has preguntado ¿Cómo se transforma nuestra vida a través del tiempo? ¿De qué manera se manifiesta el paso de los años en nuestros cuerpos? O ¿cuál es la relación que tenemos con los alimentos?

Pues la artista y diseñadora francesa Mathilde Roussel se lo preguntó en varias ocasiones y es por eso que la artista tomó como eje estas interrogantes para llevar a cabo uno de sus últimas y más interesantes exposiciones.

Se trata de “Life of Grass”, una serie de esculturas colgantes de metal reciclado con formas antropomórficas, rellenas de pasto, tierra y semillas que eventualmente se convierten en pasto verde.

La inspiración de Roussel surgió por el mito de Osíris, el dios egipcio “Señor de la renovación”, quien revive después de morir. Basada en este mito, buscó jugar un poco con la metáfora de la metamorfosis y los ciclos de la vida que cada uno de nosotros vive. Al igual que nosotros, sus esculturas nacen, crecen y mueren.

Durante su infancia, la artista vivió en zonas rurales en Francia por lo que aprendió los valores de la conservación y desarrolló una fuerte conexión con la tierra. De acuerdo a su página de internet, la artista busca encontrar la forma, el color y la dimensión de nuestro paisaje mental. A través de sus exploraciones, cuestiona el tiempo humano y vegetal. Su trabajo se convierte en un mapa de nuestro cuerpo, representando una anatomía del tiempo y espacio que ocupamos en nuestra presencia en el mundo.

Su trabajo busca despertar la conciencia en cuanto a la relación del ser humano y su fuente de energía vital. Para ella, el poder interior afecta a todos los órganos de nuestro cuerpo, por lo que debemos conectarnos con la naturaleza que nos rodea y ser consientes de lo que comemos e ingerimos. “El mundo natural, como alimento ingerido se convierte en un componente del ser humano” –menciona en su página. Así que como dice el dicho: Somos lo que comemos y lo que nos rodea. Si nos ponemos atención a esto, nos hacemos más sensibles a los ciclos, y nos permite estar vinculados físicamente, como intelectual y espiritual, a una realidad global.

La exposición ha sido exhibida desde el 2010 en distintas ciudades de Estados Unidos y aquí te enseñamos algunas de las imágenes del proyecto.

Otras noticias y artículos que te pueden interesar