Nos están hablando: cine mexicano contemporáneo

  • Por María Elisa Schmidt 

Todos sabemos a grandes rasgos cuáles son los problemas principales que nuestro país experimenta en este periodo de la historia sin siquiera tener que decirlos. El cine mexicano, gracias a una ley que se generó en el 2005 y que apoya la producción de películas, ha ido creciendo de manera importante. Muchas de estas películas se han encargado de mostrar la realidad de nuestro país.

La jaula de oro (2013), cuenta la historia de Juan, Chauk y Sara, tres jóvenes guatemaltecos que emprenden un viaje migratorio hacia los Estados Unidos. En el filme aparece el tren de la Bestia, vehículo de carga que une el sur con el norte de México y en el cual viajan miles de migrantes centroamericanos en las peores condiciones humanamente posibles. También aparece el padre Alejandro Solalinde, quien en la vida real aloja a muchos de estos migrantes en Oaxaca y les da de comer y un lugar para descansar. 

Estas películas están llenas de imágenes y de momentos poéticos bellísimos. Por más cruda que sea la realidad del mundo del narcotráfico y de las sociedades marginadas como lo muestra Amat Escalante en Heli (2013) existen varias tomas del paisaje que nos regalan espacios de reflexión íntima. Incluso hay momentos en los que el espectador ríe y se divierte con el humor de los personajes como sucede en el documental Tempestad (2016), cuando un grupo de mujeres relacionadas entre sí cuentan anécdotas chistosas y se ríen descontroladamente. La música también juega un papel muy importante en estas películas tal como sucede en Te prometo anarquía (2015), pues el hip hop nos sumerge en un ambiente urbano y juvenil. 

Sin caer en los clichés que los temas sociales y realistas como el mundo de las drogas, la pobreza y la violencia de género posibilitan muchos de estos directores nos ofrecen historias sinceras y ricas en el estudio del ser humano. Es increíble observar cómo estos directores logran hacernos sentir empatía por las situaciones que nos muestran. Porque nos traen a la pantalla la historia de un hermano, de una amiga, de una hija que ama, ríe, sueña, se enoja, se pone triste, se equivoca, juzga y se enamora. Y es así como este cine mexicano al mostrarnos la particularidad de una historia nos hace reflexionar a una mayor escala sobre la situación que viven tantas personas en nuestro país. 

El cine mexicano contemporáneo nos está hablando. Demanda ser visto porque los directores están tomando su trabajo con gran seriedad y con una actitud crítica. Podemos ver estas películas para que se siga haciendo un cine de denuncia en un país donde a menudo nos quieren tapar los ojos. 

Recomendaciones

  • Todas las películas que recomiendo se pueden rentar por una módica cantidad aquí.
  • También te podría interesar saber sobre documentales mexicanos que merecen tu tiempo aquí.

Otras noticias y artículos que te pueden interesar