La belleza y estética de Tom Ford

  • Por Carlota Mertz

Tom Ford nació en Austin Texas en 1961. Se mudó a Nueva York para estudiar Historia del Arte en NYU. Se cambió a Parson’s School of Design a estudiar arquitectura, pero rápidamente se cambió a diseño de modas. Su carrera como diseñador se disparó de inmediato. Se convirtió en director creativo de marcas tan renombradas como Gucci e Yves Saint Laurent. En 2005, fundó su empresa cinematográfica llamada “Fade To Black”.

No es sólo un ambicioso e innovador diseñador de modas, sino que se adentró al séptimo arte y se encontró con un mundo lleno de estética y belleza. Existe una clara influencia entre su exquisita manera de crear prendas, con su manera de narrar historias. 

Ha hecho solamente dos películas: A Single Man (2009) y Nocturnal Animals (2016). Son de las obras más espléndidas que he visto en mi corta carrera como cinéfila. El manejo del arte y fotografía son alucinantes, junto con la banda sonora creada por el compositor polaco, Abel Korzeniowski, haciendo una mancuerna perfecta.

A Single Man, ganó varios premios: BAFTA al mejor actor: Colin Firth, Premio Bodil a la mejor película estadounidense, AFI películas del año, entre otros. Siete años después Nocturnal Animals, ganó premios como: Globo de Oro al mejor actor de reparto: Aaron Taylor-Johnson, León de Plata – Gran Premio del Jurado, Premio David de Donatello a la mejor película extranjera, BSC premio por mejor cinematografía en un lanzamiento teatral. 

Sus dos filmes narran historias de rupturas de corazón, el sentimiento más anhelado por los seres humanos. Como siempre, es un tema que no tiene vigencia, las historias de amor son polifacéticas y se pueden relatar de múltiples formas. 

Cuando te adentras a la mirada de Ford, en cuanto al amor, te desgarra. Considero que sus obras se adentran a lo más orgánico de las emociones humanas, transmiten el verdadero dolor de perder a la(s) persona(s) que más quieres. Claro, acompañado de una música latente y desoladora. Te lleva a cuestionarte, a adorar la belleza y a apreciar el dolor, como un mal necesario. 

 Amy Adams en “Nocturnal Animals”, dirigida por Tom Ford. Merrick Morton/Focus Features

Amy Adams en “Nocturnal Animals”, dirigida por Tom Ford. Merrick Morton/Focus Features

Otras noticias y artículos que te pueden interesar