Una conversación con la artista mexicana Julieta Aguinaco

Nacida en 1983 en la Ciudad de México, Julieta Aguinaco es una de los nueve artistas seleccionados para la quinta edición del Programa Bancomer MACG. El programa busca apoyar la creación y difusión de las propuestas estéticas de artistas menores a 35 años, residentes en México, quienes desarrollan proyectos individuales a lo largo de 18 meses de investigación. Esta edición del Programa culminó con la exposición “Modos de Ver”, disponible en las salas de Museo de Arte Carrillo Gil hasta este domingo 29 de abril. Como lo indica la curadora Tatiana Cuevas, la exposición toma su nombre de la influyente serie televisiva de John Berger, “Ways of seeing", donde el famoso pintor y crítico explica cómo la percepción y valoración de una obra de arte se ve afectada de manera dinámica y cambiante por nuestra propia forma de ver. (Si te interesa el tema, no dejes de ver todos los capítulos de esta famosa serie, disponibles en YouTube). 

1Modos de Ver .JPG

Julieta Aguinaco participa en la exposición con un cine ensayo titulado “Ustedes les dicen piedras”. De la roca al Homo Sapiens, un recorrido en X capítulos. Proyectada en un cuarto oscuro dentro de la sala, la película de Julieta transporta al espectador, con tomas espectaculares, al desierto de Baja California Sur. El viaje a estos espacios ocurre a través de un personaje plural y cambiante (interpretado en una de sus etapas por la propia artista), que, seguido por la cámara, va nombrando lo que encuentra en el camino. Comenzando por una niña, hasta llegar a una mujer de noventa años, el camino de este personaje converge con el de la tierra misma, tan protagonista como los seres que la recorren y nombran.

2Cáctus .JPG

Conversando con Julieta Aguinaco, ella nos explicó más acerca de su obra, propuesta estética y conceptual y de su relación con la exposición “Modos de Ver”: 

V: Julieta. Cuéntanos un poco sobre “Ustedes les dicen piedras”. ¿Cuáles son los elementos que entran en juego en este cine ensayo? 

J: Los elementos principales son el cuerpo, el espacio, y el tiempo. La idea es que hay un mismo personaje, aunque éste aparezca en distintas formas físicas. Empieza con la niña de siete años y termina con ella. Esto es importante, porque quise resaltar la tensión entre la linealidad histórica de una vida (de la niñez a la vejez), respecto a un tiempo cíclico que se manifiesta en la estructura de la película. En medio de la película coloque el capítulo que, de algún modo, hace una síntesis sobre la tensión que traté de abordar con la obra entera. El personaje (en este capítulo, interpretado por mí), recorre el Museo del Desierto en Saltillo. Hace un recorrido a través de diferentes etapas geológicas. Entonces, en el ensayo hay una tensión entre una edad biológica (la del personaje), y una edad geológica (la tierra, el desierto…). 

3Museo.JPG

V: ¿Por qué elegir al desierto como uno de los escenarios protagonistas en la película? 

J: Vivo desde hace un tiempo en La Paz. No tomé la decisión de mudarme ahí con plena consciencia en relación a mí obra, pero creo que tuvo mucho que ver. Y es que el desierto tiene una cosa que no tienen otros ecosistemas: que hay mucha apertura y visibilidad. La inmensidad de la tierra se hace muy visible en este espacio, al igual que en el mar. Es una sensación que no se podría tener con tanta particularidad en un bosque espeso, por ejemplo. 

4Rocas.JPG

V: Sí, me parece que es un espacio donde, de alguna forma, se pueden observar más evidencias de las capas o edades que conforman a la tierra. Por ejemplo, las marcas en los cerros de los desiertos de Baja California. 

J: Sí, eso me interesa mucho. También fuimos al desierto de Chihuahua, pero no incluimos todo el material. Pero eso fue algo muy importante de este proyecto, y creo que de todas las obras que forman parte de la exposición. Se prepararon por muchos meses, y en el caso del mío, el hecho en sí de haber ido a estos lugares a filmar, tener la experiencia, el preparar la visita, fue muy significativo. Pero, aunque hubo un elemento de planeación con las visitas, también fue importante para el resultado final el que todo el proceso tuviera mucha improvisación. La interacción de los personajes con los espacios elegidos nunca fue ensayada.  Por eso, para mí fue necesario que no apareciera sólo yo en el video. Que hubiera otras personas, para que la repetición no afectara el elemento de la improvisación. 

5Estanque.JPG
6Panteón.JPG

V: Y justo sobre las acciones que realizan los personajes en la película, ¿cuál es la importancia de nombrar lo que van encontrando? 

J: Sí, es la dirección que se les dio a los participantes. Que hicieran una descripción inmediata de los elementos que componían el espacio que recorrían. Y aquí, lo que me interesa a mí mucho como tema, es la relación entre el lenguaje y la experiencia que somos capaces de tener a partir de nuestro entorno. En la película hay, en relación a la exposición, distintos modos de ver. Y también entra mucho en juego el modo en el que el espectador percibe la obra por su formato de imágenes en movimiento, muy distinto al de la pintura, por ejemplo, 

V: Sí, es muy interesante que los modos de ver que hay en tu obra sean tan contrastantes. Las descripciones de la niña son siempre palabras solas: “piedra” “silla” “hoja”; en cambio, cuando tú misma describes el entorno, las descripciones son más complejas. Y, con la mujer mayor, las descripciones vuelven a tener simplicidad, pero el tono es muy diferente que con la niña. 

J: Me interesa la idea de Ludwig Wittgenstein: “Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”. Mientras más vocabulario tienes para describir y dar cuenta de lo que te rodea, tú relación con el entorno es diferente. Pero esto no significa necesariamente que sea una relación más rica o compleja. En los personajes adultos no hay tanta inmediatez, y empiezan a asomarse juicios, o suposiciones que surgen no del momento en sí, sino de experiencias previas. En cambio, en la simplicidad de las descripciones, la niña sí logra esta inmediatez. Y creo que es muy bonita la distancia que se creó entre ella y el resto de los personajes en la película. 

7Niña.jpg

V: Viendo otros ejemplos de tu obra, me parece que el desierto es un tema o escenario recurrente. Por ejemplo en tus pinturas. Creo que en esa serie de pinturas, se evidencia mucho esa cualidad de estratos, y, en cierto sentido, del cambio y de las edades geológicas. Incluso se pueden ver fósiles, por ejemplo. 

J: Sí, son cuadros con un paisaje dominante. Pero también incluyo estos espacios de hábitat de los humanos, integrados en esas capas. Hay, de cierto modo, una interrupción. 

8Pintura.jpg

V: Sí, está siempre la tensión entre el hombre y el entorno. Pero, en la película, aunque la presencia del personaje es constate, y hay un recorrido exprés por las etapas de su vida, esta vida biológica resulta insignificante junto a esa sensación de inmensidad y eternidad del paisaje del desierto. 

J: Sí, eso es cierto. Pero a aquí hay algo que me interesa mucho. Que, aunque la vida biológica del hombre, de la humanidad, sea diminuta comparada con la vida del planeta, la capa que dejaremos, ese estrato de la edad humana, será sí, muy delgada, pero de una composición muy diferente a la del resto de las capas. Como una raya de plástico. Y creo que ese fue un tema presente en otras obras de la exposición. Se revelan las tensiones justamente de los seres humanos y de la manera en la que habitamos el paisaje. 

V: Muchas gracias, Julieta, por tu tiempo. Felicidades a ti y a los demás artistas que forman parte de la exposición. Para mí, como visitante, fue una experiencia increíble, sobre todo por la variedad de formatos que combina. Desde videos como el tuyo, hasta objetos textiles. Y espero que, quienes lean esta conversación, aprovechen el último fin de semana de la exposición “Modos de Ver” en el Museo de Arte Carrillo Gil, para conocer todas las propuestas, y que puedan poner en diálogo tu obra con todas las otras que conforman la muestra. 
 

Otras noticias y artículos que te pueden interesar