Ted Bundy: Durmiendo con el asesino ¿será bueno verla?

En enero de este año, Netflix lanzó una serie documental sobre el historial criminal de uno de los asesinos seriales más nombrados del siglo y su ejecución legal en Florida. La serie se llama “Conversaciones con un Asesino: Las cintas de Ted Bundy “ aludiendo a las sesiones grabadas que sostuvo Bundy con dos periodistas, el título es tomado de un libro que publicaron estas mismas dos personas.

tumblr_plc64a09db1vmcr92o3_640.gif

Cuando se lanzó esta serie, muchas personas criticaron y cuestionaron su sola existencia alegando que era innecesario darle la atención a un asesino que había sido particularmente guapo y que esto contribuía a glorificarlo y que en general este tipo de series no deberían de existir.

Entiendo perfectamente que hay libros y documentales que no aportan nada más que explotar el morbo, pero también creo que cuando el género se trabaja con seriedad permite observar comportamientos colectivos e individuales que por supuesto nos atañen y no debemos de ignorar. Cuando escuche estas críticas me pregunté si es que realmente habían visto esta serie, ya que en el caso particular de esta serie, el director Joe Berlinger, hizo un trabajo impecable de reconstrucción del caso a partir de material de archivo y de entrevistas con familiares, amigos e inclusive con víctimas sobrevivientes de los ataques de Bundy, pero además ofreció una mirada escalofriante y sin filtros al fenómeno de escisión de la doble conciencia en un grado límite que padecía este asesino.

tumblr_plc64a09db1vmcr92o1_640.gif

Este hallazgo del documental se lograba gracias a la inclusión de estas entrevistas y a la confrontación de estos dos periodistas de llevar el relato. En su momento decidieron entrevistar a Bundy para obtener un relato en primera persona de lo que había sucedido, pero se dieron cuenta que Bundy se negaba a hablar de su comportamiento porque eso implicaba reconocer su culpabilidad ante la ley y sin embargo; (y esta es la joya que contiene este documental) estos periodistas se dieron cuenta de que Bundy estaba dispuesto a describir las motivaciones de aquel sin ser él mismo había cometido los crímenes, es aquí donde comenzó a hablar en tercera persona y lo hizo no sólo para librarse de las implicaciones legales, sino porque en el fondo de su muy oscura conciencia alcanzaba a vislumbrar la existencia de un “monstruo” que se apoderaba de su voluntad y que se dedicaba a matar.

Mencioné muy de pasada a Joe Berlinger, el director de la serie, pero creo que es importante retomarlo por dos razones; la primera es para presentarlo a quienes no lo conocen como uno de los mejores documentalistas vivos de True Crime y esto quizá hubiera sido bueno que lo supieran quienes juzgaron la serie de Bundy sin verla. El punto de vista de Berlinger precisamente es el opuesto del regodeo en el escándalo y el amarillismo como tal y la prueba contundente que lo aclara es su trilogía documental “Paradise Lost “(1996, 2000 y 2011) que habla de tres chicos de Memphis que en el 93 fueron injustamente culpados de haber mutilado y matado a tres niños pequeños. Los arrestaron y dos de ellos recibieron una sentencia de cadena perpetua y el tercero de pena de muerte. Ahora; la razón por la que estos jóvenes fueron culpados es porque la comunidad decía que realizaban rituales satánicos porque siempre llevaban ropa negra, escuchaban Metallica y entre otras especulaciones conservadoras. La policía con tal de darle vuelta a la hoja, construyeron un caso falso a pesar de que el verdadero asesino siempre estuvo muy cerca de todos ellos.

Berlinger siguió el caso durante casi 20 años ya que estaba convencido de la inocencia de estos chicos. Su trilogía terminó incidiendo en lo que sucedió al final (que no les cuento por si desean verla).

Menciono esto como prueba e insistiendo en que Berlinger incluso advierte en contra de los peligros del amarillismo, del escándalo y de lo que puede lograr la histeria colectiva.

westmemphisnew600.jpg

La segunda razón por la que retomo el nombre de Berlinger es para comentar lo decepcionante que me resultó la aproximación al caso Bundy pero ahora en una película de ficción como director. Su visión y la manera en la que abordó el tema no fue buena, el cast estuvo mal pensado (¿qué hacía ahí como abogado Sheldon Cooper de The Big Bang Theory actuando como Sheldon Cooper?); además, hay escenas y diálogos muy mal ejecutados que consecuentemente hace que varios actos o situaciones no se sintieran creíbles. (Se van a acordar de mi cuando vean a Efron con un mandil dispuesto a cocinarle al día siguiente a la chica que conoció y con la que se quedó o la escena de la primera víctima que testificó en contra de él).

original.gif

El título en inglés de esta película es “Extremely, Wicked, Shockingly Evil and Vile” (que son los adjetivos que usó el juez que lo sentenció a la silla eléctrica), aunque el título en español alude a otra película, no es para nada disparatado porque esta entrega se basa en el libro de memorias que escribió Elizabeth Kendall, la novia de Ted Bundy que en algún momento fué quién proporcionó una pista importante a la policía y sin embargo se negó durante mucho tiempo en creer en la culpabilidad de su novio.

original (1).gif

Digo que es decepcionante esta película, a su segunda aproximación a Bundy, porque muestra un personaje mucho más evolucionado emocionalmente, (intelectualmente lo era pero no en el sentido emocional) lo muestra más integrado en su mente que en la de aquel psicópata tan escindido, desfasado y tan agudamente que si logró retratar en su documental.

No creo que Berlinger haya querido mostrar un lado más humano de Ted Bundy, sino que más bien fue un problema de adaptación, un problema muy frecuente en las adaptaciones de cine de libros narrados en primera persona. Esta cinta busca narrar el drama de una mujer que sin saberlo estuvo por 6 años en una relación íntima con un hombre que simultáneamente mataba a mujeres de la forma más cruel. Queda claro que es el propósito de esta película, sin embargo y casi por exigencia del lenguaje estándar del cine, se narra desde un punto de vista omnisciente (esto quiere decir que la cámara sigue a los personajes no solo en sus interacciones sino cuando también están solos) y esto resulta en el hecho como espectadores, nosotros vemos el sufrimiento de Liz, que es lo que busca narrar la película, pero también vemos el sufrimiento de Ted Bundy y como su “hobbie” causó a la relación. No solo lo vemos sufrir cuando está con ella pidiéndole desesperado que no crea lo que dicen de él, sino que lo vemos en sus momentos de soledad. Esto inmediatamente hace que la película se convierta en una que nos pide que tengamos compasión de Ted Bundy y es en ese momento que entra en un terreno ético muy complicado y súper innecesario.

tumblr_pr0dibUhVm1rnkqsoo6_r1_500.gif

Voy a exagerar con lo que voy a comentar pero parece que la tragedia que narra esta película no es tanto los asesinatos de Bundy, sino el daño que le hizo a una hermosa historia de amor y esto es un poco delirante si se trata de una autobiografía de este calibre.

Otro problema es Zac Efron como protagonista, que si bien tiene un gran parecido físico con Ted Bundy, creo que no logra expresar esa duplicidad tan aterradora que proyectaba el asesino real. El problema no es que Efron no exprese emociones, el problema es que si las expresa y si ustedes ven bien el pietaje del Ted Bundy real, verán que detrás de su forma tranquila de hablar, de su sentido del humor y de la forma en la que coqueteaba con la prensa, no había sentimientos, sino gestos efectivos, calculadores y fríos. No creo que Efron no haya podido superar este reto actoral que por cierto es muy alto por si mismo, sino que Berlinger no lo ayudó a superarlo sencillamente por el hecho de que ser un gran documentalista no significa ser un gran director de actores.

tenor.gif
tumblr_5f48bf613f879cf0cfded59d63429d86_4195480f_640.gif

¿Será bueno verla?, pues no se pierden de nada y genuinamente les puedo decir que sólo llega a ser una película palomera, pero si la llegan a ver les recomiendo ampliamente que antes se den el clavado en la serie documental y no queda de más sugerirles que vean otros documentales de Berlinger.

Otras noticias y artículos que te pueden interesar